¿Tiene una empresa familiar y ESTÁ creciendo? Conozca más sobre el protocolo familiar como una práctica de buen gobierno corporativo.

Muchas compañías en el Ecuador tienen capitales cuyas acciones se encuentran en control de uno o varios miembros de una familia y sus principales cargos administrativos recaen igualmente en miembros de la familia.   Las empresas familiares son parte del motor de la economía en el Ecuador, pero deben cuidar que existan exigencias y reglas claras que las haga perdurables en el tiempo.

El legislador ecuatoriano nunca se preocupó por incorporar a la Ley de Compañías, normas que permitieran establecer reglas especiales que distinguieran al gobierno corporativo estándar del gobierno de una empresa familiar.   Aunque el legislador sigue en deuda en esta parte, la Superintendencia de Compañías ha dictado recientemente las Normas Ecuatorianas para el Buen Gobierno Corporativo, que fija estándares que pueden ser adoptados por las empresas como un medio para su mejor administración y sostenibilidad.

Entre estas normas, se encuentran las que tienen que ver con el Gobierno Familiar y el establecimiento de un Protocolo Familiar que rija la participación de los miembros de una familia en el gobierno o la administración de la misma, en la medida en que esta crezca y se vayan sucediendo diversas generaciones.  

El Gobierno Familiar buscará preservar el control de la compañía en manos de miembros de la familia, según sus capacidades y competencias, conservando las buenas relaciones entre los miembros de la familia, sean o no parte de la administración, evitando que se produzcan controversias o generando mecanismos de solución previamente establecidos.

Para ello, un elemento esencial para el buen gobierno de una empresa familiar, según su tamaño y complejidad, es el establecimiento de un Protocolo Familiar que rija las relaciones entre la empresa y la familia y sus miembros.  

Si bien las Normas para el Buen Gobierno Corporativo no sugieren un protocolo estándar, el Protocolo Familiar puede incorporar –entre otros- los siguientes elementos:

  • Los órganos de gobierno de la familia y sus miembros.
  • Los criterios para la incorporación de los accionistas a los órganos de gobierno familiar.
  • Las políticas laborales para los miembros de familia
  • Las normas para la valoración y transmisión de acciones.
  • Los planes de sucesión y contingencia.
  • Los sistemas para la resolución de conflictos intrafamiliares.

Si tiene una empresa familiar y quiere conocer más sobre el Protocolo Familiar, no dude en contactarse con nosotros a través de los siguientes correos electrónicos: galogarcia@abogados.net.ec en Guayaquil o diegogarcia@abogados.net.ec y cristinagarcia@abogados.net.ec  en Quito.