CONOZCAMOS LO “MODERNO” DE LA LEY DE MODERNIZACIÓN DE LA LEY DE COMPAÑÍAS.

Continuando nuestro análisis de la Ley de Modernización de la Ley de Compañías, hoy veremos algunas incorporaciones que buscan darle a las compañías el uso de las herramientas tecnológicas que nos traen los tiempos actuales, no solo por la necesidad de distanciamiento en la pandemia, sino para constituirse en elementos permanentes en el funcionamiento de las empresas, pero también algunas que corresponden a una modernización no tecnológica, pero que constituyen una novedad acorde al desenvolvimiento societario contemporáneo.   Veamos algunas de estas reformas en el análisis siguiente:

  • Las compañías podrán llevar su contabilidad por medios magnéticos, electrónicos o similares, siempre que el sistema respectivo permita la individualización de las operaciones sociales y de las correspondientes cuentas deudoras y acreedoras, así como su posterior verificación (blockchain).   Los asientos contables incorporados en medios electrónicos, tienen el mismo valor que los llevados en medios no electrónicos y por tanto sirven como medios de prueba.
  • De igual forma, los libros sociales, pueden llevarse en archivos electrónicos que garanticen, en forma ordenada, la inalterabilidad, integralidad y la seguridad de la información.   Pueden incorporarse en cualquier red de distribución de datos o tecnología de registro y archivo virtual, segura y verificable (blockchain).
  • Los certificados de acciones (de sociedades anónimas o de sociedades por acciones simplificadas SAS) también podrán ser digitalizados a través de certificados tokenizados, es decir utilizando formatos electrónicos en los que la información se encuentre organizada en una cadena de bloques (blockchain) o en cualquier otra red de distribución de datos o tecnología de registro o archivo electrónico que cumpla con las características de ser segura y verificable.   Los certificado tokenizados podrán ser transferidos por vía electrónica, lo que dará valor inter partes, hasta su inscripción en el Libro de Acciones y Accionistas, llevado en la misma forma.
  • Se incorpora la posibilidad de que las juntas generales sean presenciales en el domicilio de la Compañía o de que se celebren juntas generales por vía telemática, para lo cual se debe verificar fehacientemente la presencia virtual del socio o accionista, el mantenimiento del quórum y el procedimiento de votación de los asistentes.
  • Se establece también la posibilidad realizar juntas generales no presenciales que se resuelven por comunicaciones entre los socios.  En este caso no se instala una sesión formal de junta general, sino que los accionistas adoptan acuerdos a través de comunicaciones a instancia del representante legal que propone adoptar una decisión enviando una comunicación a todos los accionistas, a efectos de que se pronuncien por vía electrónica o cualquier medio de comunicación a distancia que garantice debidamente su identidad y su conformidad o no con la celebración de la junta presencial y su voto, dentro de un plazo no superior a cinco días de la convocatoria.
  • Otra novedad, aunque no tecnológica, es la posibilidad de prever cláusulas compromisorias para mediación y arbitraje para resolver conflictos societarios, tanto en las compañías de responsabilidad limitada, como en las anónimas y en las SAS.   Al efecto la controversia debe referirse a materia transigible, resolverse en derecho y debe incorporarse la cláusula compromisoria en el Estatuto.

Espere nuestras siguientes entregas con más detalles sobre las reformas a la Ley de Compañías. Si quiere conocer más sobre las reformas a la Ley de Compañías  y la posibilidad o necesidad de implementarlas en su compañía, no dude en contactarse con nosotros a través de los siguientes correos electrónicos: galogarcia@abogados.net.ec en Guayaquil o diegogarcia@abogados.net.ec y cristinagarcia@abogados.net.ec  en Quito.