¿CONOCE SUS DERECHOS Y OBLIGACIONES COMO ASEGURADO O BENEFICIARIO DE UN CONTRATO SEGURO?

Casi con seguridad, usted ha suscrito una póliza de seguro con una compañía aseguradora a lo largo de su vida.   La póliza de seguro de su vehículo es probablemente la opción más común, pero también lo habrá hecho si contrató con el Estado o si accedió a un crédito hipotecario.  

La gran pregunta para todos nuestros clientes, cuando se presenta un reclamo relacionado a una póliza de seguros es si leyó la póliza antes de firmarla, de manera que conozca sus derechos y obligaciones como asegurado, así como las causas de exclusión para el pago de un siniestro, de manera que sepamos si ocurrido un siniestro, tenemos derecho al reclamo.

El pago de la prima del seguro, por ejemplo, es una obligación que, de no haberse cumplido, podría hacer perder el derecho a la indemnización.   Entonces, es importante leer la póliza antes de firmarla y, no solo las condiciones particulares de la misma, sino además las condiciones generales de la póliza, formularios pre aprobados por la Superintendencia de Compañías, Valores y Seguros (antes por la de Bancos) que la mayoría de los asegurados no lee.

En la medida en la que los riesgos asegurados son más complejos y los activos objeto del seguro son más importantes económicamente, la necesidad de una lectura detenida de la póliza, y probablemente el asesoramiento sobre sus alcances y limitaciones, se hace indispensable para no tener sorpresas cuando el siniestro ocurra.

De acuerdo con el artículo 699 del Código de Comercio:

“Toda póliza debe contener los siguientes datos:

a) El nombre y domicilio del asegurador;

b) Los nombres y domicilios del solicitante, asegurado y beneficiario;

c) La calidad con que actúa el solicitante del seguro en caso de no ser asegurado o beneficiario;

d) La identificación precisa de la persona o cosa con respecto a la cual se contrata el seguro;

e) La vigencia del contrato, con indicación de las fechas y horas de iniciación y vencimiento, o el modo de determinar unas y otras;

f) La suma asegurada o el modo de precisarla;

g) La prima o el modo de calcularla y la forma de pago;

h) Los riesgos tomados a su cargo por el asegurador; y,

i) La fecha en que se celebra el contrato.”

Por su parte, el artículo 725 del Código de Comercio prevé:

“El asegurado o el beneficiario pierden su derecho al cobro de la indemnización en caso de siniestro, por las siguientes causas:

a) Por la ausencia sobrevenida de un interés asegurable.

b) Por la omisión, no justificada, de la obligación de notificar a la aseguradora o intermediarios sobre la ocurrencia del siniestro.

c) Por fallar injustificadamente en la obligación de impedir razonablemente la propagación del riesgo.”

Recuerde que lo importante de contar con asesoría legal es conocer qué debe prevenir o evitar antes de suscribir un contrato, incluyendo una póliza o contrato de seguro. Si te interesa conocer más sobre esta materia, no dudes en contactarte con nosotros a través de los siguientes correos electrónicos: galogarcia@abogados.net.ec en Guayaquil o diegogarcia@abogados.net.ec y cristinagarcia@abogados.net.ec  en Quito.